sábado, 23 de junio de 2018

LOS SERVICIOS SOCIALES ¿O LO INSOCIAL DEL SERVICIO?.

LOS SERVICIOS SOCIALES ¿O LO INSOCIAL DEL SERVICIO?.

Observando que la ciudad se administra con presupuestos de 2015 nos muestra que los intereses de TODOS los partidos políticos están por encima del bienestar de la ciudad y por ende de los ciudadanos.
Hay vecinos que me hacen llegar documentos oficiales relacionados con los servicios a mayores, y escuchándolos entiende uno que nos dieran el premio corazón de piedra.
Los servicios sociales que llevan incluidos hasta esta circunstancia tan necesaria de la tele asistencia.
Hoy no quiero cargar la pluma contra la concejala de dicho área, no se debe de escribir con rabia ante el presunto abandono a nuestros mayores, de los que escribiré con más detenimiento.
Esta circunstancia nos recuerda a la ley de dependencia, llegaban las ayudas tras el fallecimiento del demandante o solicitante.
Aquellos que se llaman socialistas, si no atienden debidamente lo social, poco podemos esperar de ellos.
La ciudad se mueve gracias a la acción de los funcionarios en los servicios administrativos, los políticos todos parecen esos personajes de programas de telebasura, solo figuran en las fotos, en los eventos, y hasta esta semana se le incluye a alguno en imágenes de lugares donde no ha estado.
Tenemos una política de floreros, y la prensa amiga ya es una página de corazón político.
Mientras nuestros ancianos esperan y desesperan, ¡Ya llegaran los churros y el chocolate de Navidad, y los viajes! Mientras para lo que no viajan, esperan la luz social de aquellos que se llaman socialista, claro yo me llamo José, pero no soy el padre de Jesús de Nazaret, el nombre no hace al hombre, ni a la mujer, lo hace su obra, y esta está paralizada como la biblioteca, como los presupuestos, como todo, menos el ladrillo en la Puerta de Fuenlabrada.
JOSMAN.

viernes, 22 de junio de 2018

POETAS, INODOROS Y SACRISTANES.

POETAS, INODOROS Y SACRISTANES.

En Leganés hay grandes poetas de los dos géneros, pero no veo, ni leo, ni oigo, que existan poetas sociales, sí hay periodistas que analizan en opiniones las circunstancias reales que sufre o goza nuestra ciudad y por ende sus ciudadanos.
Hace tantos años que aún peinando mi flequillo, hoy cargado de alopecia, escribí sobre la que yo llamo catedral de la vecina ciudad de Getafe, y hoy recordándolo reflexioné sobre los poetas que guardan su viña, y recordé lo citado que recojo en un artículo de opinión, de todo cuanto dice el sacerdote en el altar, guardan silencio el monaguillo y el sacristán.

Todos nuestros grandes poetas y escritores, del siglo de oro, desde Cervantes hasta Calderón, todos tuvieron padrinos a quien dedicar sus libros, pisaron las alfombras del poder, y degustaban las viandas de la nobleza, hoy en Leganés, no se come, pero el altar municipal impone silencio, y es mejor escribir del propio ombligo, (“el tete” que así lo llama mi nieto Darío)
Dice el autor de El Alquimista que es secreto de la sabiduría, está en ver las maravillas del palacio sin derramar dos gotas de aceite en una cuchara llevada en la mano, y así debe de ser, según Coelho.
Pero olvidó decir que, los palacios tienen inodoros y por lujosos que sean, se les deposita mierda, cuando el palacio es público se puede y debe escribirse del mismo y de los sumideros y cloacas, se puede escribir de la fachada de nuestro ayuntamiento de piedra de granito, de su reloj de autómatas, pero el poeta social no debe ser como el sacristán, arrodillarse en el altar y callar. No debe injuriar, ni calumniar, pero debe opinar y como un forense diseccionar lo público. 
Mientras Pemán escribía de Lola Flores, Miguel Hernández ya había escrito que cómo habiendo tanta cosecha de aceite en Andalucía ayer, hoy y siempre, estaban tan mal pagados los jornaleros, se debe de ver la belleza y el arte de las Lolas, pero hay que descender a eso mismo, a la aceituna, el oro verde del terrateniente, y que al recogedor solo se les ofrece hojalata. “Decidme en el alma, de quién son tantos olivos”

JOSMAN.

miércoles, 20 de junio de 2018

CANTO SEGUNDO (AYER)

Del cajón de los poemas viejos y amarillentos, que quizás mueran sin encontrarlos todos.

CANTO SEGUNDO (AYER)
Y se abrió el mundo las carnes
y la Atlántida descendió bajo la mar,
clamó un estruendo en las cordilleras,
y África, era un vergel de vida inmensa,
España, apenas un columpio pastoril
donde la sombra se pisaba en el sosiego,
era ayer, cuando el horizonte olía a trigo nuevo.
Hombre y mujer, eran dos sayas pardas
con manchas de resina pegadiza,
mi linaje pobre, uncía bueyes
a carros que cantaban por los montes.
La galerna se llevaba hombres honestos
con su brazo de mar enfurecido.
¿Y los besos? los besos eran de frambuesa
sobre colchones de hojas de maíz.
Después, el Karma del espíritu sangrante,
masticó un destino sin retorno.

JOSMAN.

domingo, 17 de junio de 2018

LA SOLAGUA Y EL HONGO.



Foto de Lidu G. Gómez.
José Manuel García García

Intentare sacar en prensa un artículo más amplio sobre:
LA SOLAGUA Y EL HONGO.
En Leganés, todo es posible, menos asomarse a la mar, cuando Junio despierta las calores tras un Mayo tormentoso en lo climático y en lo político, no sorprende un olmo superviviente de aquella tala que se realizó cuando se reconstruyo el Centro de Especialidades médicas conocido como Pedroches, ahí en medio del casco urbano de un barrio que empieza a envejecer al ritmo que lo hago yo, en una oquedad del tronco casi escondido de los pacientes que meditan sobre sus patologías en ese constante entrar y salir del Centro Sanitario, hay salido un enorme hongo o gran seta de dimensiones enormes. No entiendo de ellas o ellos, pero dicen que no son habituales en este Junio que se asoma a menos de una semana del verano tórrido, donde los nicasianos y leganenses en general seguimos sin ver alzarse sobre sus cenizas a los vestigios de la antigua piscina Solagua.
Aquella que dejó morir el PSOE y el PP miró tanto a Legatec, que olvidó lo que importaba al vecino, y es que, fijándonos en el olmo del ambulatorio, los milagros sólo vienen de la naturaleza, el hombre y el político se inclinan más por el cemento y de tarde en tarde del acero cortén, este más propio de una Izquierda Unida, que se desunió tras colocar un reloj de Calle en una Plaza.

JOSMAN.
Foto: Lidu G. Gómez.

sábado, 16 de junio de 2018

Desde mi RINCÓN DEL BUTARQUE.

Desde mi RINCÓN DEL BUTARQUE.
Esta fotografía de Lidu G. Gómez de una piedra de la cual surgen unos tallos vegetales -una higuera- y que la naturaleza le da la justa medida para sobrevivir, - si crecieran más morirían- me sirve para comparar lo complejo de la naturaleza con la vida misma, y hacer una metáfora, como si fuera un cerebro herido, dañado, al igual que de una pequeña oquedad de la piedra surge la vida, de un cerebro dañado puede surgir una idea, un análisis cerebral del propio cerebro.
Mientras un psiquiatra estudia el por qué de algunas conductas o estados depresivos, simplemente debería ver la piedra esta. La mente puede hacer brotar luz de una neurona sumamente dañada, y rebelarse a su modo.
Dicen que Hesíodo -poeta griego- nunca salió de la Beocia de hace 27 siglos, los consejos que desde su cabaña de adobe dio a su hermano descarrilado, y su obra, floreció, breve pero vital, y es un retrato de una sociedad explotada que, como la de hoy, se llevaba medias cosechas, mientras, Homero creaba historias para aquella Burguesía, como un encargo alimenticio, además de La Odisea y La Iliada. Se invento héroes para comer beber y joder gracias a la pluma fantasiosa, e hizo bien.
Hesíodo un millón de veces mejor poeta que yo, -que soy un mal aprendíz- hizo brotar su poesía de un pedregal y cuatro hectáreas de un páramo.
Y en definitiva, sin desvelar la intimidad e imagen de un ser con cierta discapacidad intelectual, ahí está la verdad con la fuerza arrolladora de una naturaleza que se abre paso y aunque no lloviera, la condensación que produce el rocío nocturno le daría vida en la justa medida.
Dijo Juan Ramón Jiménez: " No la toque ya más, así es la rosa" publicada en Buenos Aires en 1968

Debo de dejar de escribir, cuando una persona con discapacidad intelectual reconocida, me da una lección de una hora sobre humanidad, es que yo soy más discapacitado.
JOSMAN.