martes, 25 de noviembre de 2008

¿RELIGIÓN O POLÍTICA?

Tras reunirme junto con otros compañeros con diferentes partidos políticos, por motivos profesionales que escapan al ámbito de Leganés, he observado nuevamente con tristeza profunda por la frustración, he sentido el verdadero desencanto por lo que es en realidad esta democracia nuestra.

Los partidos políticos, todos, me recuerdan a mi adolescencia salesiana, a pesar de aquella santidad de Juan XXIII, pero todo cuanto él dictaba se aprobaba hasta en el Concilio Vaticano II -que no vio finalizado- de éste modo, la palabra sacra llegaba en forma de dictado a la última parroquia astur y castellana.

La política nacional, autonómica y por ende de Leganés, se ha convertido en una inmensa homilía, donde nadie puede escapar de la pastoral del líder, o del señalado por él como, jefe de la Curia- política, bien sea socialista o pepeista. Y algunos partidos menores como pertenecientes a una Iglesia Evangelista, como PNV, CIU, BNG y CC y aquí ULEG, vitorean al líder y hasta casi le pelotean.

Los colaboradores y afiliados de los citados, son meros sacristanes y hasta monaguillos, a sueldo, depende el cargo, donde la consigna Rajoyniana o Zapateríl o de otra doctrina menor, es y será siempre: “Palabra de Dios” mientras afiliados y monaguillos dicen “ Te alabamos Señor”
Ningún político menor pone en duda la virginidad de la virgen ideológica por aquello que dijo Alfonso Guerra: “Quien se mueva o hable no sale en la foto de La Plaza”

La política tiene una especie de disciplina militar, “Aquí se manda el Batallón a Afganistán, y el que hable a la pavera o al Consejo Sumarial”

Estamos pues, ante algo peligroso, ante una política-religiosa-militar, la cuna militar es para la esencia de la libertad individual una especie de libertad esclavizada o esclavitud democrática.
Hace muchos años, grabaron una conversación privada de Chiqui Benegas en el cual citaba a Felipe González como “El Dios”, y esta piel de toro sigue así creando dioses nacionales, autonómicos, en este caso Diosa de la Esperanza, y en Leganés no llegamos
a la categoría de dios por el ello, lo dejaremos en San Rafael Arcángel de lo divino y automovilístico.
¿Religión y política? ¿política o religión- militar? Mientras que cobre el Obispo el Sargento y el Concejal. Aquí, Santidad Juan XXIII todo el mundo a rezar y a callar.
Sr. Montoya había unos versos de final, bueno lo dejamos para mañana.
Esto es largo, y aunque dicen que el tamaño no importa, lo mejor del “Mundo” es “La Tronera” de Antonio Gala, lo justo, debo de aprender de él.

Leganés, 25 de noviembre de 2008

JOSMAN.
Publicar un comentario