jueves, 31 de enero de 2013

CORRUPCIÓN Y DESENCANTO.

El desencanto de algunos casos de corrupción  -juzgados y sentenciados-con lo que es de todos, hace mella en los sentimientos de los que somos meros aprendices de poetas y, nos levantamos a medianoche a escribir en legítimo desahogo, porque es algo que necesitamos para no acabar cazando moscas.

Con Franco robaban cuatro,
en democracia cuarenta,
la política me cansa,
y a veces hasta me enferma.

Cuantos en nombre del pueblo
nos manipulas las cuentas,
 y se cobran comisiones,
prevalican, y se llevan
a paraisos fiscales
todo cuanto al pueblo cuesta
una imposición injusta
que del rico nunca llega.

Con Franco robaban cuatro,
y en democracia cuarenta,
la avaricia desmedida 
me entristece y me flagela
viendo al bandolero rico,
y al pobre con su miseria.

Leganes, 31 de Enero de 2013

JOSMAN.
Publicar un comentario