jueves, 3 de enero de 2013

RAJOY, MI PADRE, Y EL HUESO DE ESPINAZO.

Mariano Rajoy, me recuerda a mi padre, tan solo en una cosa muy simple que acostumbraba a realizar mi progenitor.

Mi padre, nació en 1917, y en mi casa paterna cuando mi madre cocinaba un cocidos madrileño, siempre se apartaba en el plato de mi padre el hueso de espinazo.

Mi padre, comenzaba como una ceremonia, mordisqueando el citado hueso, era una labor digna de ver, casi de forma artesanal hasta lamía y absorbía la sustancia, rebuscando en cada rincón una brizna de carne.


Hoy me ha dicho mi compañera, que se me esta volviendo anarquista que, Mariano Rajoy, es aún más experto que mi padre en eso de chupar y rebanar, nos deja a los pobres como mi padre dejaba el hueso de espinazo, sin nada.

Y así como he relatado lo que mi padre hacia, Rajoy, hoy nos lame y absorve los huesos económicos.

Esta España, es un hueso inmenso de espinazo, y sólo nos queda el hueso de caña, que solia ser el que me comia yo.

Hasta ese nos lo va a recortar Rajoy.

Y solo nos quedará, el morcillo, garbanzos y repollo, y tan sólo en eso, Rubalcaba rebuscará su sustancia.

JOSMAN.

 
Publicar un comentario