martes, 7 de octubre de 2014

EL BUTARQUE ES POESÍA VIVA.

Hoy dos horas de caminata en nuestro Butarque, allí donde se encuentran tréboles de cuatro hojas y los juncos de terciopelo tienen pies de agua, y donde los peces anidan entre ellos, los sueños acuáticos, allí lejos de la política, camina uno entre pescadores, las ocas, y el tímido regato bajo las zarzamoras, y lejos, frente la única higuera, hay un reguero de besos clandestinos, en unos algarrobos de entre sus ramas y vainas, surgen, vuelan y revuelan unas perdices, como balas que suelta la naturaleza hacia un vuelo sin destino.
 
Una liebre se esconde tras el cercado de la zona sur, y me mira temerosa alzando su orejas, el tímido sol de otoño va alargando mi sombra, y yo la sigo en ese imposible de alcanzarla, se adelanta a mí, y en el próximo giro la tendré en mi espalda por ser mi torpe paso la que la marca el camino.

La poesía, brota del Butarque por sí sola como la hierba en sus veredas, es una pena que mi limitación intelectual no de para más. Polvoranca es un parque salido de la mano del hombre, el Butarque es la naturaleza en su expresión natural. Poesía viva.
JOSMAN.

Publicar un comentario