martes, 14 de octubre de 2014

LA SODOMA Y LA GOMORRA DEL ESTADO.

Ayer visité la cárcel de los inocentes...

Después, por aquello de comer media ración de oreja, en el ferial embarrado, en la caseta del PSOE, medité sobre la decadencia del ser, y en la decadencia del prójimo vi la mía, no es el Ébola lo que puede mermar a un continente y al mundo, la ayuda que manda el Estado español a los africanos, es menor de la gastada por Blesa o un sindicalista de CC.OO, con su tarjeta negra.

 Estamos ante la decadencia de una civilización, como Grecia, como Roma, como Hispania, hemos esquilmado "Las Médulas leonesas" y nos drogamos entre ROCK y los EUROS, estamos, y yo también, en unas Sodoma y Gomorra bíblica, donde el pecado es otra fornicación pública sin pudor, desde el partido gubernamental, hasta los sindicatos de clase, albergan la deshumanización de la especie, en contra de sus propios semejantes. Estamos ante un final democrático y judicial, estamos en los intestinos propios de un Estado corrupto donde las heces flotan en el inodoro de la propia sociedad. 

 Si nos preguntáramos por qué surgen las setas en nuestros montes, hallaríamos la respuesta de todo sobre todo. Ahí está la respuesta, y ciegos no la veremos nunca.


JOSMAN.
Publicar un comentario