martes, 20 de noviembre de 2007

LOS PRESERVATIVOS DEL RELOJ DE CALLE EN UNA PLAZA.

Después del dineral que costó el reloj de autómatas del nuevo ayuntamiento de la Plaza Mayor de Leganés, publica el periódico “Mercado” de esta ciudad que, el poner un artilugio que proteja de la humedad a los autómatas del citado reloj, nos va a costar a los vecinos de Leganés la friolera de 42.000 Euros más, a cargo de la Empresa Municipal EMSULE.
Hasta aquí, la información de este periódico, lo de preservativos viene de preservar las figuras, ya que, esta palabra no sólo se emplea para lo que denominamos comúnmente condón para en las relaciones sexuales que previenen con los mismos contagios, y también se evitan embarazos no deseados.

En Leganés, donde en el Pleno del 13 de noviembre el alcalde expresaba que alguien con lo que cuelga en Internet o escribe en papel se crea “Alarma Social” dirigiéndose a Carlos Delgado portavoz de ULEG, la alarma social. La crean los políticos con esas cifras que barajan y gastan por el bien de los ciudadanos, como los 20.000 euros que costó el catering y sillería del pleno municipal celebrado en el Teatro José Monleón-donde el pueblo no pudo acceder- en lo que se convirtió en la investidura de la Alcaldesa Bragado, esa mujer que tenía un compromiso con los vecinos de Leganés y lo rompió por un trono temporal en la Comunidad, y que, posiblemente dicho catering fue contratado por el alcalde entonces en funciones Sr. Ráez., que en la Comunidad descanse bendecido por La Virgen Madre de Zarzaquemada.

La alarma social se produce con estas fiestas tan costosas, y es que, nuestros políticos, como los viejos soldados, gastan con demasiada alegría “La pólvora del Rey” eso se decía antaño, cuando se excedían en el gasto innecesario de munición entre la soldadesca, en especial en los ejercicios de tiro.

Por si fuera poco en dicho pleno se llevaba en un punto los 96.000 Euros de próximo vehículo oficial de nuestro alcalde, si es que se aprueba dicho gasto, ya que el portavoz del PP. garantizó una oferta más económica, en la misma calidad y necesidades, no lo critico, me parece bien hasta que lleve incorporado un perturbador para evitar males mayores, que no desvelaré por seguridad.

En fin, que hay quien alarma a la sociedad en Leganés, comentando o escribiendo de estas cosas. Nuestros políticos todos, a pesar de su experiencia desde sus cargos públicos como así expresaron, deberían de pensar en que estamos en recesión económica y no es culpa de nadie, son ciclos económicos, y deberían pensar en aquél sueño del faraón que José descifró: “Años de vacas flacas y años de vacas gordas” Estamos en la euforia de los preservativos para preservar a los autómatas, las fiestas de investidura y otras cosas…

Es la pólvora del rey, la que nos quita la Tasa de Basura, cuando las asambleas de vecinos decían y decimos “Impuestos sí, abusos no” que de esos ya escribiré, porque los prosistas, periodistas y políticos dicen siempre lo que es, los poetas sin embargo escribimos lo que debería de ser. Máxime cuando los poetas no estamos cautivos de ideologías, partidos y otros cambalaches de los que escribía hace unos días.

Ya advertí que el reloj de esa Plaza Mayor, marcaba la hora de la opulencia de la izquierda, su excesivo gasto, ya lo reseñó Machado en “La tierra de Alvargonzález” lo que en Sevilla era bienestar, en la Soria de 1912 se llamaba opulencia, esta opulencia leganense hoy, se reviste de unos preservativos para preservar no se si de la climatología o del agua bendita en este Leganés que a pesar de su arte escultural, sigue siendo un pueblo manchego.

La Plaza Mayor empieza a ser menor por muchas cosas, en especial hace dos meses se quejaban los vecinos que por allí paseaban, de su suciedad y sobre todo, de un hedor a orines, no sabemos si caninos o humanos.

En fin, la alarma social que le preocupa al alcalde, se la daremos digerida el próximo mes sobre la cárcel solicitada por Instituciones Penitenciarias y hablaremos del Estado de Derecho, que en España sigue torcido para los pobres, de la reinserción de los penados y de Instituciones Penitenciarias que, debería solicitarlo en La Moraleja -en Alcobendas- allí están mejor los reclusos del tercer grado, porque el ejemplo de la Pantoja, la Presley como vecinas, es mejor que el que le puede dar este poeta social y sus convecinos, a ver cuando ellas se suman a su cuota de solidaridad en estas cosas y en viviendas sociales.
Mientras los poetas seguiremos escribiendo:

Preservativos de Calle,
chubasqueros millonarios.
Reloj que marca las horas
del más negro calendario
que va mermando la izquierda
en un rebuzno de horarios.

José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario