sábado, 13 de agosto de 2016

EL RESPIRAR DE MI NIÑO.

Darío y el abuelo JOSMAN.
Dice la Ciencia que, un bebé respira entre 40 y 60 veces por minuto, los adultos que entramos en la llamada Tercera Edad, no pasamos de 20 veces, la naturaleza es creciente y menguante, y los seres hijos de ella, somos la metáfora de dos Lunas en su ciclo solar. -Vistas desde la Tierra.-
Todo lo dicho así es, salvo superior parecer de nuestro amigo el ilustre doctor Iván Carabaño.


Cuarenta veces por minuto,
respira en creciente hoy Darío,
y yo en menguante cada día
dos lunas en distinto brío,
infancia y madurez distintas,
paso y galope , calor, frío.
El vigor del pulmón naciente,
frente al mío, hoy ya vencido.

Josman.
Publicar un comentario