miércoles, 23 de agosto de 2017

EL JUICIO SIN DEFENSA.

EL JUICIO SIN DEFENSA.

Me encuentro con una vecina que realizaba como voluntaria actividades en el Centro de Mayores Gregorio Marañón, sito en el Hotel de Asociaciones Ramiro de Maeztu, al parecer daba clases de baile y Taichí, según ciertos rumores que llegaron a la Concejalía de Mayores y Servicios Sociales al finalizar el curso, algunos alumnos en agradecimiento le dieron como obsequio unos pequeños regalos, y posiblemente con una cantidad mínima de dinero, por lo que la citada voluntaria Puri, -que ese es su nombre- fue despedida para que no siga con su labor este nuevo curso.

Como todo en la vida, cuando se juzga un comportamiento, se debe de escuchar a las dos partes, porque de otro modo señora concejala Doña Ángeles Micó, se deja a la parte afectada sin defensa.
Yo ni quito ni pongo rey, sólo opino, y le pondré un ejemplo simple, si mi nieto llega a mi casa y ve un Belén con todos sus adornos, no por eso en su inocencia infantil va a creer que estamos en Navidad.

Ni porque se dijeran que había armas de destrucción masiva en Iráq o Irak metimos a España en una guerra de graves consecuencias sin su comprobación.

Ni porque se hayan caído las talanqueras o le hayan arrancado de su anclaje voy a culpar al alcalde de que no haya habido un encierro taurino.

Leganés sigue siendo un pueblo manchego, los Centros de Tercera Edad y alguna Casa Regional, tienen esa costumbre del correveidile y del cotilleo, por eso teniendo ya la  edad no acudo a ellos, no obstante la Delegación debe de escuchar a las partes, porque las verdades o medias verdades pululan y se convierten en el cotilleo del verano, con el descrédito de la voluntaria.

Leganés tiene muchos voluntari@s que hacen una gran labor y ahorran al consistorio un dinero en animadores socio-culturales.
Y si miráramos aquello que decía la exministra Ana Mato de los “regalos propios de usos y costumbres” Quizás tendríamos que decir muchos, “el que esté libre de pequeños regalos que tire la primera piedra”  me incluyo también aunque a los poetas sociales no nos dan ni los buenos días.

Por todo ello, la Concejala debe de escuchar a las partes, porque no debe de olvidar que la indefensión anula los juicios y las decisiones o resoluciones, aunque éstos no sean de orden jurídico y sean decisiones municipales.

José Manuel García García (JOSMAN)


Publicar un comentario