viernes, 13 de febrero de 2009

LA MARCHA DE LA SAL Y LA POSIBLE MARCHA HACIA MADRID.

(Carta abierta)

Mí siempre admirado y respetado Excmo. Señor Ministro del Interior.

Tras la exitosa, para las partes, Iª sesión del Consejo de la Guardia Civil, donde S.E. pidió a las asociaciones lealtad y anunció mejoras legislativas en normativas del Cuerpo, también pudo escuchar con su buen talante la solicitud verbal de la retirada de expedientes por presuntas faltas muy graves de los guardias civiles implicados en la manifestación de sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles.

En esta pequeña carta abierta, a título individual, que NO asociativo, le recordaré lo que mi amigo Marcelino Camacho, de CC.OO., me dijo y enseñó allá por 1.980, “ Josman, el trabajo, el salario y la libertad, nunca nos lo van a regalar”

Yo creo que, si hubiera gestos por parte de la Administración y el Ejecutivo, avanzaríamos en ese sentido de la lealtad y la comprensión.
Le recuerdo nuevamente que “La necesidad obliga a acciones que la ley no permite” S.E. lo ve a diario en cada patera o cayuco.

Mientras escribo esta carta, recuerdo y le recuerdo a S.E. lo acontecido hace 79 años en la India, el impuesto de la sal extraída de un mar Indio, era excesivo para los nativos.
S.E. sabe mejor que yo que, Gandhi, encabezó “La marcha de la sal” la marcha era coger un poco de sal de la mar, recorrieron 400 Km., de Ahmedabad a la costa de la población de Dandi, obviamente fueron detenidos, pero ocho meses después fueron puestos en libertad y acabó el monopolio de la sal.
De nuevo Gandhi estaba obligado a acciones que la ley no permitía. Hoy este hecho nos hace echarnos las manos a la cabeza.

La Marcha sobre Madrid preanunciada para marzo, yo a nivel particular ni puedo promoverla ni anularla.
Pero si caminamos con lealtad y dialogamos, no tendremos jamás que repetir aquella frase dolorosa e hiriente nuevamente del Mahatma: “No hay salvación para la India”

S. E. coincidirá conmigo (a pesar de ser yo el poeta maldito del Cuerpo), que nosotros si creemos que SI hay y habrá salvación posible para los guardias civiles.
Sr. Ministro está en su mano, la mía la tiene S.E., y tras mi eco la de una ingente de agentes.

Leganés, 13 de febrero de 2009

José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario