miércoles, 5 de febrero de 2014

BURROLOGÍA LEGANENSE.

FOTO: http://es.123rf.com/photo_5809677_laughing-burro-en-un-prado.html

Nunca he necesitado aislarme para mal escribir, siempre he sido un poeta aficionado de banco público o mesa de café de barriada.


Pero hoy, me pide el alma encerrarme en la casa de mi hijo de Poza del Agua, y tratar de escribir una pieza teatral, que hable de poesía, hierba y burros.



Desentrañar lo que ayer decía ¿a un amigo? explicarme a mí mismo como los burros necesitan hierba para alimentarse, y los poetas pobres para alimentar nuestras almas la poética.



Me hubiera gustado ser un poeta intimista, haberme cubierto con el manto del amor, pero los poetas sociales, equivocados o no, tenemos tantos enemigos como poros en nuestra vieja piel. Pero los soporto, como ellos a mí.



También a ellos los pondré a pacer hierba, mientras, me subiré por última vez a las candilejas del más simple teatro, y allí actuando o sin actuar, porque será la realidad RETRATADA EN VERSOS, donde humildemente, dejaré un ramillete de versos sobre la hierba verde, donde todos los burros del mundo hociquemos por aprender aquello que Juan Ramón Jiménez, en Moguer, llamaba Burrología.

JOSMAN.
Publicar un comentario