martes, 29 de julio de 2014

EL BUTARQUE Y YO.


Foto: Lidu Gómez Gómez, Lugar donde escribo.
A la izquierda se halla el Sauce y el banco municipal.


Me preguntan ¿por qué escribo butarqueando por un arroyo? Es muy simple, al margen de mi casa, en la soledad apetecible de un banco bajo un sauce, sin prisas, sin reloj, frente al espejo interminable del estanque, al igual que fluye el timido cauce del arroyuelo, con esa mismo fluir surgen las ideas que ha rumiado uno en la larga noche, ahí ha nacido el 30% de mi escasa obra.

Sólo allí pude escribir tres libros: "Lúa", "Amor Butarqueño"  y "Suspiros de Ausencia". El Butarque es por tanto, un mísero arroyo, al tiempo que, el horno donde se materializan mis ideas en letras, siendo vaguada, para mí es el punto cenital de mi pensamiento.


JOSMAN.
Publicar un comentario