martes, 30 de septiembre de 2014

EL RIO DE LA VIDA.

Está uno en ese tiempo en que, como los ríos cerca de la mar, ignora cuando se llega el ultimo meandro, y si el fin, es un simple contacto con la sal, o como el río Ebro, formará un delta extenso de riqueza, ese es el misterio que sorprende, sea cual sea, todo es una duda.

¿Y qué es el ser humano? Es una duda permanente, por eso dudan de nosotros y nosotros de los demás. No es la presbicia lo que amplía el horizonte, ni la miopía quien lo acorta, como en la poesía, todo es una propuesta, y pobre del poeta que afirme descaradamente.

JOSMAN.
Publicar un comentario