lunes, 3 de mayo de 2010

“EL CAMINO” DE MIGUEL DELIBES.

Foto de: www.bicigrino.com

El libro de “El Camino” de Miguel Delibes, nos muestra las andanzas pueblerinas de Daniel, “El Mochuelo”, Roque “El Moñigo” y Germán “El Tiñoso”. Un trío de amigos que van descubriendo la vida de una infancia que empieza a vivir una adolescencia adelantada.

La novela realista de Miguel Delibes, de la dicen los críticos “una nostalgia contenida”, describe el primer camino recorrido, que al final, es el verdadero camino, donde entre tanta miseria y necesidades, se encuentra un marqués, una joven de cutis fino, y un recorrido por la fauna que también conocía el autor.

Yo la he leído y la he visto así:

Tres infancias paralelas,

gris posguerra del “Camino”,

Delibes bebiendo a mares

de una aldea consumida.

Igual que su gente adulta,

anclada en pasados siglos.

Un cura que casi es santo,

hombres curtidos y ciegos…

Beatas e hipocresía,

Guindillas y roba nidos.

Un manco, no de Lepanto,

una huérfana pecosa,

y tres niños, que traviesos

desafían a la aurora

y a los trenes desfrenados

que arrancan sus calzoncillos.

Lo demás, una cucaña,

y el vivir de los tranquilos.

Un marqués de medio pelo,

la mocita con tronío,

cutis refinado, padre rico.

Y un niño que intenta ser

casi como sus amigos,

calvas tristes de infancia,

tiñoso sin serlo ha sido,

se lo llevan unas peñas

derrumbado a los abismos.

Después de todo, “El Mochuelo”,

se marcha con el dolor

de dejar senderos limpios,

para intentar conquistar

desconocido destino.

¡ Nunca un camino nuevo

fue mejor que el que anduvimos!



Leganés, 3 de mayo de 2010

José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario