jueves, 20 de mayo de 2010

ARROYO DE VALDEGRULLAS.

Esto, no es Valdegrullas, es: San Pedro de Timote Florida FOTOS de URUGUAY


A mi amigo del alma, Vicente Gordillo.


Este arroyo casi no lo frecuentaba, los niños y jóvenes de San Nicasio sí, conservo la última fotografía antes de iniciarse las primeras obras del barrio de Campo de Tiro, la fotografía la hizo de madrugada Vicente Gordillo, no la incorporo al poema por ser demasiado grande, la tengo en el salón de mi casa, sobre mi sofá, cuando la miro, me da la sensación de que Leganés ha crecido demasiado, y se ha especulado, al tiempo que, hemos perdido cosas intrínsecas del otro Leganés, aquél que añora nuestro mayor poeta Santiago Gómez, se nos han marchado muchas cosas, o las han enterrado, aún nos quedan en la memoria y ésta con el paso de los años se debilita como la masa muscular.

El paisaje, es igual que el gran capital y la pobreza, el primero lo arroya todo, y nada le importa el segundo, es verdad que las nuevas generaciones necesitan viviendas, pero desde que Alfonso Guerra dijo que, “a España no la iba a conocer ni la madre que la pario” a Leganés como a España, tan sólo la conocen los ladrilleros que en parte han sido los culpables de hipotecar a la juventud, de submergirnos en la crisis y de que perdamos la “memoria histórica” de nuestro entorno más cercano.

Yo en parte soy más hijo del Butarque, nací tras su orilla norte, y a veces cargado de una melancolía cercana, me refugio en él, o me escondo de la política, cada día más incomprensible y quijotesca. “ La razón de la sinrazón me que a mi razón se hace....

Arroyo de Valdegrullas,

te asfixió el Campo de Tiro,

y te sepultó el cemento,

el tubo gris y el ladrillo.


¡Ay, hermano del Butarque,

que lagrimeas perdido,

aún más pobre que el Culebro

sin secarte ya eres ido.


Y aunque existe un estanque,

jardinería, algún pino,

la especulación más cruda

mudó el cauce de tus siglos.


Y ahora eres sin ser,

de aquella poza de los niños

quedan sólo unos retratos

archivados por Gordillo.


Lo demás, quedó enterrado

con munición y casquillos

de soldados de remplazo

y vestigios de perdidos,

amantes que se apartaban

en la oscuridad del vicio…


Escaso de agua, pero agua,

vida viva, que perdimos,

y hoy un Leganés más grande,

juega al yunque y al martillo…


Leganés, 20 de mayo de 2010

JOSé MANuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario