sábado, 2 de julio de 2011

LA VEJEZ DE JOSMAN.

Me hago mayor en este todo que no es nada.

Hoy, voy a escribir de mi vejez, que importa poco a la gente, y a mí, ya casi nada, pero me apetece escribir 10 versos, basados en ayer por la tarde, mientras aplicaba un fármaco obviamente oftalmológico en el ojo de mi hijo Juan, el más pequeño, y quizás el más josmaniano, porque le veo escribir sobre o bajo las Lunas Árticas...

Y al mirarle más de cerca que de costumbre, vi en su tupido cabello dos o tres canas...

Mi padre del que tanto escribo, y del que tanto hablo a mis amigos, sobrevivió 20 años a mis primeras canas, y hasta alcanzó a ver platearse mi barba, cuando yo como el personaje de "El Quijote" frisaba los cincuenta años.



Cuando hoy veo las canas en mis hijos,
siento una llamada en retirada,
el peso de los años en mi frente
¿y el café? con la pausa alargada.



Miro mi cigarro y comprendo:
me quedan las últimas caladas.
Miro el sexo como perezoso
y juego a pensar que todo es nada...
En la nada, el todo ya vivido,
como una sombra negra y alargada.




Leganés, 2 de julio de 2011


José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario