viernes, 8 de julio de 2011

MIEL DE ESPLIEGO EN VALDILECHA.

El Arroyo de la Vega,


un ayer sin tiempo y hora,


se me quedó Valdilecha




en vuelo de mariposa.








Y entre pistilos y estambres,


miel de espliego, tan dichosa,


fundida en labios canelas


experiencia milagrosa,


de un ayer que es todavía


que en mi mente se desborda.





Sigue corriendo arroyo


bajo esa luna oronda


donde el poeta sabe


por qué ríe, por qué llora.




Se marchitó


la rosa valdilechera


en la maleza.








JOSMAN.
Publicar un comentario