sábado, 29 de septiembre de 2012

25 –S, Y NECESIDAD.



Hoy, escribiré sobre estos hombres y mujeres del 25-S, de su reivindicación, de los medios informativos ligados a la derecha llamándoles golpistas, de la violencia policial, y sobre todo de una cita que me dijo mi suegro sobre la Ley y la necesidad.

Mi suegro solía decir al ver a la gente que arriesga la vida cruzando el Estrecho y entrado ilegalmente en España: "La necesidad obliga a realizar acciones que la Ley no permite"

No es legitimo asaltar el Congreso - jamás dijeron que lo iban a tomar-, pero es legitimo responder a los gobiernos torpes y mentirosos, responderles con la palabra y la manifestación legítima, y esa misma legitimidad puede derrocar sin violencia a gobiernos y hasta repúblicas como ocurrió en el mayo francés de 1968

Cuando los tambores de los monederos y de los estómago vacíos suenan, no hay barricada que pueda parar al ser humano. Y en España hay hambre, hay necesidades, hay recortes brutales en todas las áreas de la vida social.

Las medidas para suavizar la crisis, todas hasta el día de hoy, han ido encaminadas contra la clase trabajadora, los impuestos a las grandes empresas y grandes fortunas y Patrimonio, se han minimizado, hasta crearon esa SICAV, donde un grupo de amigos pagan el 1% en el exterior, y cualquier ahorrador español paga a la Hacienda pública un 18% de su ahorrillo obreril.

La banca está descapitalizada, y España pedirá un rescate para ella, las autonomías empiezan a pedir rescates, cuando en algunas de ellas se ha derrochado y tiene políticos con causas abiertas con presuntas prevalicaciones, los ya sentenciados, recurren a instancias superiores para esperar un fallo más positivo o tratar de alargar su proceso.

Nuestros jóvenes empiezan a buscar su futuro fuera de nuestras fronteras, y da la sensación de que este país se hunde a latitudes tercermundistas.

El gobierno aunque sea conservador, con un programa conservador, no ha cumplido ni un programa conservador, ha mentido en muchas cuestiones: IVA, recortes, sanidad, educación, servicios sociales y un sinfín de cuestiones necesarias.

Es por tanto que, el pueblo siguiendo la estela del 15-M haya realizado esta concentración y manifestación cercando el perímetro del Congreso de los Diputados, en la medida que marcaron las autoridades, en dicha manifestación hubo exceso policial en mi opinión, hubo heridos por ambas partes, y se que, no hay cosa más triste que un miembro de la policía golpee a un trabajador o parado que tiene las mismas carencias que él, y en el caso del parado la diferencia es abismal, -solo el día que se una la policía a su pueblo habrá una unión total, como lo vio Gandhi-.

Estos hombres y mujeres del 25-S, tan criminalizados por los medios de la derecha, no pretendían asaltar el congreso, solamente hacerle saber al Congreso y a los políticos que hay necesidad de un cambio de timón en la política económica y social de España. Tal es así, que los catalanes nacionalistas, con ese problema secesionista que nos acompaña desde hace siglos y como decía Ortega a Azaña: “hay que conllevarlo” se suma a este descontento, a esta epidemia o síndrome de la inconformidad del pueblo.

El PP, con su mayoría absoluta ha equivocado el rumbo, nos lleva al naufragio, y confunde la legitimidad del pueblo de recurrir a la protesta, con cien mil tejeros persiguiendo un “golpe”. Aquí no hay golpes, hay necesidades, hay recortes, hay hambre, hay soledad y miseria, y a estas circunstancias, hay que darles solución y exigírsela a quienes de un lado y otro se presentaron para llevar el timón del Estado, obviamente el PP se hizo con el timón y la tripulación de este “Titanic”, del que sabemos que no llega a puerto, solamente hay salvavidas para los poderosos, que desembarcarán en sus paraísos fiscales, mientras, la clase trabajadora no encontrará ni lanchas, ni salvavidas, porque no los han preparado.

Así es la historia, así ha sido siempre, y hoy, en este hoy difícilmente onírico, está el destino, luchemos por ganarlo, porque no hay otra salida que la lucha.



José Manuel García García (JOSMAN)


Publicar un comentario