martes, 23 de octubre de 2012

EL CAFÉ DEL SOLITARIO.




Calle de San Nicasio, donde

toca fin y mira a un parque,

donde el tímido sol tardea,

espero tu presencia y canto.

Terraza de un bar, solitaria,

vengo de la locura a la paz.



La calle amplia, es un río de besos imposibles,

el bulevar dibuja tu sombra imaginaria.

Yo escribo al ritmo pausado del cigarro,

que consume mi vida y se consume.

La fachada roja me inspira sueños dulces,

la camarera ignora que estos versos

saben a café, en mis ojos

también café con leche:

una alameda solitaria,

la tímida hierba del otoño,

las colmenas de nuevas gentes.

Todo te trae y te lleva

y acabo el café del solitario.



Leganés, 23 de Octubre de 2012
 
JOSMAN.
Publicar un comentario