domingo, 28 de octubre de 2012

EL EXILIO CERCANO.

He abandonado Leganés en días alternos, ya que una enfermedad familiar me obliga a permanecer en este "Pepino amargo" hasta que pase la tempestad del acoso de la mala salud.
De momento he marcado como lugar del exilio leganense, Valdilecha a 43 km. dónde para mi desgracia también gobierna el PP, pero es un PP, más suave, el de Leganés es una aspirina que necesita un protector estomacal, el de Valdilecha es un parecetamol, que, sin curar alivia.
Uno sigue siendo niño en las horas de angustia y en la de felicidad, por ello he elegido el lugar de nacimiento de mi madre.
Después cuando los ríos de la salud humana, desemboquen en la salud plena, mi exilio será en Constancios una aldea del Concejo de Valdés cuya capital es Luarca en la Comunidad Autónoma de Asturias, quizás para reencontrarme con las huellas de mi padre, que es de donde viene mi linaje, por uir de esta basura inmunda que inunda este Madrid nuestro.

Gentes queridas por mi, no ven esa basura, el tiempo hará que les alcance, y entonces cambiarán la miel por la hiel, pero eso siempre lo hace el tiempo, cuando nos muestra la crueldad de lo inevitable.

Los hay felices con esta democracia, y con esta ceguera, o como decía Cervantes el encantamiento hacia una siglas, y una mala praxis, -como se dice ahora de administrar los que es de todos-.

Pero ya lo dijo Jonathan Swift: "La esencia sublime y refinadade la felicidad es eso que llamamos la condición de vivir bien engañados, la calma sosegada de ser unos necios rodeados de bellacos..."

Han pasado 3 siglos y no aprendemos, nacimos algunos en una postguerra alargada, y seguimos sin entender quienes son los enemigos de lo público, aún entendiendo que hasta Franco velaba por lo público, era un facista con unos flecos comunistas, no privatizaba servicios públicos en subasta a sus amigos, y a pesar de ser un criminal de guerra y postguerra, y un dictador, supo velar por aquello que era de todos aunque estuviera todo bajo su mando militar y eclesiástico.

Mañana más, porque hasta desde el exilio, como Miguel de Unamuno, -sin tener su imaginación ni su inteligencia,- seguiremos cantando aquello que, en nuestra creencia creemos que es verdad.

"La verdad es la que es" decía nuestro Antonio Machado, y hoy por hoy, no creo que sea la del PSOE-IU, y la del PP, pero ellos y quizás veamos la verdad al revés.

Valdilecha, 29 de Octubre de 2012

JOSé MANuel García García (JOSMAN)


Publicar un comentario