viernes, 26 de octubre de 2012

LEGANÉS: MIERDA PROPIA Y AJENA.

Llegué a Leganés por primera vez sobre una tartana tirada por un caballo, "Topolino", cuando aún se anunciaba la entrada a los pueblo con el yugo y las flechas victoriosas del franquismo, corría por entonces el XXIIº año victorioso para las fuerzas sublevadas.

Visité con diez años, las huertas pepineras, tan idénticas a la de mi viejo Carabanchel Bajo natal.

Hoy, Leganés y Madrid son tan distintos, que cuando cruzo el oculto Butarque, ya no se si estoy o he salido.
Veinte años más tarde llegó la democracia, bueno esto que algunos llaman democracia "y no lo es", con una Ley electoral nacidas de las manos de Adolfo Suárez y Felipe González, donde se impulsaba y se impulsa en voto nacionalista, para reducir a la nada el comunista.

Ya por aquellos años los nuevos ¿demócratas?, y la demanda de viviendas, las huertas, hicieron millonarios a los hortelanos propietarios, a los especuladores y a la banca, y los municipios se nutrieron de cemento y ladrillos.

Se crearon y creamos las AA.VV. - a pesar de mi profesión intervine activamente y casi clandestinamente-, se participaba en la vida pública, pero comenzando por el socialismo derechil, lo público se volvió privado, pasaron los años y se fueron muriendo los "camaradas oscuros" los únicos que se creían los preceptos de la verdadera izquierda, se murieron, y se me murieron con la pancarta en la mano, sin haber mamado de la mamandurria, de la que se hace eco Esperanza Aguirre.

Se empozoñaron muchas cosas en España, y algunos políticos nos torearon y nos siguen toreando.

Y hoy, 50 años después de aquella visita tartanera y topolina, ésta ciudad, éste pepino, se me vuelve repetitivo, sin tener ningún mal de estómago y resto del aparato digestivo, me provoca nauseas Leganés.

Me canso de ver la mierda, y me voy, porque ya sólo veré la inevitable de mi propio intestino.

Leganés, 26 de Octubre de 2012

José Manuel García García (JOSMAN)



Publicar un comentario