lunes, 29 de abril de 2013

LAS DOS MÁCULAS DEL AMOR.


Hoy, escribo brevemente del amor clandestino, NO MATRIMONIAL.

El amor clandestino tiene dos estadios, uno es el de la felicidad simplificada, - como decía Unamuno-, el otro es el sufrimiento  que parece voluntario,- porque al amor se va voluntariamente o atenazado por una atracción que nos convierte en cautivos.

Estos dos estados se convierten en dos máculas en las almas de los seres, imposibles de borrar, una blanca y otra morada.

Éstas son permanentes, como las preferentes bancarias, es decir, de por vida.
Dichoso el que dice amar y al caer al pozo de lo amoroso, no prueba jamás las bondades del frescor del agua pura y el amargo lodo de la profundidad.

Para ello, habría que ser superficial, y el que es superficial y no toca fondo, es que no ama.
El amor es gozo y padecimiento, y decía Bécquer que amo y sufrió el desamor, que. "Padecer era vivir" también.

JOSMAN.
Publicar un comentario