miércoles, 24 de abril de 2013

SOY COMO SOY.


La grandeza y la pequeñez del ser está en su mente, hemos basado en multitud de ocasiones nuestras opiniones en el tamaño físico de éste o aquél.
He visto a hombres acomplejados por su alopecia juvenil, otros por el tamaño de sus genitales, por su obesidad o su extrema delgadez. -por citar ejemplos-
Dicen que fue Pessoa quien dijo: Que uno es como es, y no como le ven los demás.

El género humano, tenemos un excesivo culto al cuerpo, y una cosa es la salud y el deporte necesario, y otras cosas son otras cosas.
Somo hijos de la misma naturaleza, y nos hemos preguntado, si es más feliz una rana o una jirafa, si los medimos por el largo de su cuello, erraríamos.
Si comparamos la velocidad de un leopardo y la del elefante, debemos de pensar el por qué de esa diferencia abismal.
Si analizamos el tiempo de cocción de unas espinacas y las de una alubias o garbanzos, entenderemos sencillamente la acción del calor y el tiempo empleado en vegetales distintos.
Todos o casi todos tememos a un hombre de gran altura y fuerza, y sin embargo tememos a una bacteria que puede matarnos ¿y para visionarla  no hace falta un microscopio?
Acaso no hay estrellas mayores que el sol en el universo, ¿y sin embargo sin él a la medida justa, no tendríamos vida?

David y Goliat, ¿acaso soy yo el Josman que cree la gente?, ¿o realmente soy jirafa o sapo, leopardo o elefante? Soy como creo ser, un corpúsculo de ésta sociedad esclava de sus placeres, tristezas y vicios.
Un día hace muchos años, lleve a una mujer en mi pequeño utilitario, su marido tenía un Mercedes, y me dijo haber estado feliz. Entonces entendí el tamaño y el por qué de las cosas.

JOSMAN.
Publicar un comentario