domingo, 2 de junio de 2013

EL HAMBRE Y LA ESCLAVITUD.

He sentido todos los silencios del Universo
esta noche. Y al despertar, todos los gritos
silenciosos del hambre y la esclavitud.
La dignidad del ser se pisotea
en países etiquetados de demócratas.
España es un lodazal, donde se pretende
que el desempleado trabaje por un tercio
del salario mínimo europeo.
Hemos retrocedido a la Edad Media,
por entonces, un esclavo tenía
techo y comida, hoy no le alcanza.
Y los dependientes miran al cielo
como los judíos en el éxodo,
pero a Dios se le ha agotado las existencias.

JOSMAN.
Publicar un comentario