jueves, 20 de junio de 2013

FIESTA DE FIN DE CURSO DE EDUCACIÓN DE ADULTOS:

Tras reservar la tarde para unas despedidas políticas, pasé por el Butarque, atraído por esa tontería que dicen los grandes escritores de buscar las musas en ese bello paisaje, y de pronto, la Fiesta de fin de curso de la educación de adultos,que parecía la de la infancia mucho niño al hedor de la limonada sin alcohol.

Allí encontré a Alarico, (IU) amigo personal y enemigo político de ideales traicionados, también se hallaba Antonio de ULEG, estuvimos junto a la valla que marcaba el carril del bebercio, nuestros dos políticos y ciudadanos no bebieron.


Pero de nuevo el Ayuntamiento que vive en plena desconfianza hacia el ciudadano, puso en el pasillo la guardia pretoriana de la Protección Ciudadana, como si el personal asistente estuviera tan mal educado por la Educación de Adultos, que necesitaban un control de tiques y pasarela butarqueña.

Llegó la hora de decir unas palabras a los ciudadanos,muy acertado Andrés con su pequeño discurso, en el cual expreso que, el bebercio limonero era una atención de gentileza del Restaurante Butarque, así como el escenario.
tras Andrés habló una señorita Yolanda del centro Rosalía de Castro, pobre de palabras como un prado carabanchelero en agosto.

Después intervino Anibal Marcos, Asesor de Enseñanza, que realmente yo le adjudico calidad de Concejal, ya que Doña Concha Pastor vive invisible en multitud de actos, en mi opinión.
Después Antonio Almagro de ULEG, tímidamente frío, y quizás rumiando el discurso que le metí yo a él y Alarico con mis quejas ciudadanas y personales del caminar de esta ciudad que sigue siendo pueblerina y pepinera.
Alarico, suelto de verborrea, quiso estar acertado con el capote de la circunstancia y no atino con la espada del ideal, es decir para media vuelta al ruedo.
Anibal Marcos, el Concejal suplente, QUE SE LO CURRA BIEN SEGÚN OBSERVO, tuvo palabras sencillas, pero justas, dándole el tono académico de la gente de su profesión. es decir que ganó por goleada al resto. y así nos va a los que tenemos cierta adversidad hacia el PP.

No bebí, porque cuando la bebida es gratuita, me recordé a mi mismo lo de la mamandurria y el berbercio tan de moda en Leganés.

Nota aclaratoria: el ayuntamiento pago el bebercio.

JOSMAN.
Publicar un comentario