sábado, 14 de septiembre de 2013

GALLINERO CONSISTORIAL:

(ANÉCDOTA DE MI INFANCIA)Nací en una corrala de casas bajas, en aquél Carabanchel de posguerra prolongada, mi madre en un rincón del amplio patio hizo un cobertizo, en el cual el frente tenía una alambrera y una puerta con aldabilla, allí teníamos media docena de gallina y un gallo para la cena de Navidad.

A mí me ilusionaba coger los huevos recién puestos, pero mi madre me advertía de que no entrara a perturbar a los animales.
Mi calle es aún la de Blasón que nacía y sigue naciendo en la plaza del Ayuntamiento de Carabanchel. -Hoy, Junta de Distrito-

Una tarde mi madre observó en mi sandalia una huella de excremento, mi madre sin esperar a explicaciones me bronqueó, y acabé sabiendo lo que dolían los azotes de una de sus zapatillas.

Mientras mi padre me preguntaba:- ¿Manuel, dónde has estado en el gallinero o en la vaquería?

¡No, Papá, estuve jugando en la plaza y entré al Ayuntamiento para hablar con el Guardia "Comino"!

Mi padre se dirigió a mi madre: ¡Déjale al chico, en los  Inocenta, en los Ayuntamientos hay mucha mierda, y de ahí es que, Manuel ha pisado una y trae un vestigio de su correría consistorial!

Desde aquél día y para siempre, mi padre me prohibió el visitar dos lugares el Ayuntamiento y la sede de la Falange en la antigua calle Cinco Rosas, donde yo iba a ver jugar al fútbolin a mis amigos escolares.
¡Manuel, en el Ayuntamiento hay mucha mierda, y en la Falange más!
Al Ayuntamiento no volví hasta los 21 años de edad a tallarme para el ejécito, y aquél último día no había mierda que pisar, Franco mandaría hacer limpieza.

JOSMAN.
Publicar un comentario