miércoles, 16 de abril de 2014

CARTA ABIERTA A ÁLVARO PAJARES.

Dice nuestro admirado Álvaro Pajares, músico y gran sonetista, que, no se debe insultar a los políticos, pero debemos hacer reflexiones sobre su conducta a la hora de administrarnos.

 Políticos y sindicalistas a fecha de hoy, se están investigando por la policía, en un asunto relacionado de nuevo con ERES, paro, cursos, etc... con un montante de 2000 millones de Euros que presuntamente no han ido a resolver a lo que estaban destinados, si a eso le sumamos, las causas abiertas en fase de instrucción y aquellas otras sentenciadas a espera de recurso al Supremo, lo de éste país es de tal escandalo que supera el razonamiento de cualquier ciudadano imparcial.

 Lleva razón Álvaro, no se debe de insultar, y menos injuriar o calumniar, ya que al no probarse es delito.

Pero hay algo que existe desde la noche de los tiempos, si se trata de dinero de todos, es decir público, es legítimo que como dice el artículo 23 de nuestra Constitución, que todos podemos intervenir en los asuntos públicos, y existimos los ciudadanos, ante estas causas que hacen que haya alarma social, por lo presuntamente trincado, que se diga que estos personajes presuntamente son malversadores, malos gestores o marionetas de intereses bastardos.

 Y esa opinión, sin ir más allá, es legitima en un pueblo que se ve recortado en sus derechos y en los servicios, como ocurre hoy en día con los últimos dos gobiernos que hemos tenido.

Es por ello que, criticar e insultar con calificativos que no dañen el honor de las personas es un legítimo sentir de los que nos vemos afectados por sus medidas y decir que, un presidente del gobierno es un inepto y hasta un bobo en el ejercicio de sus funciones, es reitero, un desahogo legitimo de quien se siente maltratado por sus gobernantes y sus representantes sindicales.

JOSMAN.

 
Publicar un comentario