sábado, 5 de marzo de 2016

SON CASTA, PERO CASTA TODOS.

Mientras el pueblo malvive con salarios mínimos, la juventud preparada se exilia laboralmente, los que permanecen en el suelo patrio no pueden emanciparse porque no les alcanza y están cautivos de la sopa de la madre o de la pensión del abuelo.
El SEPEC ofrece trabajo de dos horas para que el paro descienda, hasta los progresistas no quieren derogar la Reforma Laboral, - no la incluyen en sus acuerdos- otros votan en contra , y todos parecen mamar de un mismo seno, en definitiva arriman el ascua a su sardina, sabiendo que la lumbre la ponen los ciudadanos, no pueden perseguir un mínimo bienestar del llamado pueblo, porque ellos lo quieran o no, no son pueblo, son CASTA, CASTA pero todos.
Más que parlamentar hoy se braman.
Se creen dueños de la alquería,
son como una nobleza añeja
que aun se llaman señorías.
Y administran lo de todos
gozando de sus delicias.

Josman.
Publicar un comentario