viernes, 28 de octubre de 2016

HELECHOS Y ADRÍAN ARGUDO

AL PERIODISTA ADRIÁN ARGUDO.Tras su opinión sobre despidos de Helechos.-que han sido readmitidos de nuevo al parecer-

Me entristece el despido de cualquier trabajador, Hoy es Santiago, mañana seguirá la noria girando, sacando cangilones repletos de hombres y mujeres hacia el paro.

Entrarán otros/as, casi siempre con menos salarios, por ello sabemos todos que, con salarios mínimos se cotiza mínimamente a la S. Social.

El ayer ha muerto, el ayer juega al Mús y al Túte en los hogares de la tercera edad.

Conocí y vivir y hasta me enfrenté a aquella generación que, menos preparada académicamente, cristalizaban los derechos laborales y sociales.

Hoy vemos este goteo que desangra a la clase trabajadora, las reformas laborales, el estado anímico colectivo, vivimos en una sociedad entregada a una oligarquía invisible, y nos gobiernan meros soldaditos de plomo como aquellos del Rastro Madrileño en mi infancia, después llegarían los de goma y plástico.


Y repito, la juventud actual tiene los estudios pero en general carece de aquél empuje soñador de sus abuelos algunos éramos semianalfabetos, muchos se sacaban el graduado en el Rosalía de Castro, centro de mayores, y sin embargo, la solidaridad con los compañeros era un ejemplo.
Los conocí, los conozco, y muchos de ellos saben que yo estaba enfrente de su barricada -por motivos profesionales- hoy son ancianos, yo empiezo a serlo, y me entristece la poca comprensión y la escasa solidaridad, salvo en sus compañeros de Helechos.
Siendo el menor poeta amateur de Leganés, "Me duelen Leganés y España" como a Unamuno.
Os agradezco a la prensa éste eco necesario, este alivio de la palabra escrita, quizás porque es lo que nos queda, aquello de Blas de Otero, que pedía "la paz y la palabra", hasta dar con sus huesos en el Psiquiátrico de Leganés.

Y yo, que tanto hablo de Valle Inclán, demasiado, he leído que tras beber alcohol y consumir su dosis de Opio, gritaba contra la podredumbre social a las puertas del Palacio Real, cada tiempo ha tenido su lucha, cada tiempo tiene sus víctima, mañana Adrián Argudo, habrá otro motivo para escribir, porque Leganés cada amanecer tiene una urticaria donde rascar, no es aconsejable dicen los médicos, pero alivia el escozor.

JOSMAN
Publicar un comentario