jueves, 30 de diciembre de 2010

LA SOLEDAD

Estos días de las Navidades, así como de final y principio de año, muchos seres se encuentran en soledad, la soledad como un árbol sin hojas, como un barco a la deriva, sin tripulantes, como un desierto sin arena, como una rosa arrancada de su tallo... y, sin espinas, porque toda vida en compañía tiene sus espinas.


La soledad es un árbol sin hojas,
unas ramas vacías,
un tronco sin cicatrices,
un barco sin tripulantes,
un desierto sin arena,
una España que no atina
en dar alivio al parado.


La soledad de la vida,
es una rosa arrancada
sin tallo y sin espinas.



Leganés, 30 de diciembre de 2010

JOSé MANuel García García (JOSMAN)


Publicar un comentario