sábado, 8 de octubre de 2011

PREGÓN DE SANTIAGO GÓMEZ VALVERDE

Santiago en la fotografía de su página en Facebook.



Video de :www. Dleganes.net


Fría tarde-noche leganense en los primeros días de un otoño que nos anuncia la deseada Fiesta del patrón de Leganés, allí aglutinados como los pingüinos del Artico, escuchamos las palabras de nuestro poeta y amigo leganense que nos maravilló con su prosa poética.


Este es el pregón de nuestro amigo Santiago Gómez Valverde, en las Fiestas Patronales de San Nicasio Patrón de la ciudad de Leganés.

A mi juicio, uno de los mejores de los últimos 20 años.


Extraído de su http://www.facebook.com/profile.php?id=1093413466


Señor Alcalde, autoridades todas, queridas vecinas y vecinos:

Este pésimo cantante, albañil de canciones y aprendiz de poeta, desembarca los enseres del baúl de su corazón, y, a modo de cohete y aeroplano, levanta hasta las nubes del firmamento pepinero un ramillete de fuegos artificiales- inocuos y bellos-, en forma de música y letra, para que dibujen, escriban y percutan sobre la pizarra del cielo de este inigualable barrio el inicio de las Fiestas de nuestro secular Patrón San Nicasio.

Permitid que, haciendo uso de la pasión que por mi oficio siento, pregone lo siguiente: La palabra es una flor que nace y brota en el jardín íntimo de los seres humanos. A través de su perfume podemos comunicar a nuestros semejantes todas aquellas profundas emociones, inquietudes, sensibilidades, etc., que a ellos nos unen, y, desde el milagro natural de la discrepancia, también, nos alejan. Porque este planeta, que con su piel nos envuelve, a menudo maltratado por quienes lo habitamos, es la resultante evolutiva, para bien o mal, de dichas divergencias.

Subámonos, al menos durante unos días, los cuales ojalá se cronifiquen, a la grupa de los caballitos de madera- tallados con el material incombustible y párvulo de los sueños-, surcando el terroso recinto ferial de la vida, sentenciada por el llorado e irrepetible Beatles John Lennon, como ‘las cosas que te suceden mientras anhelas alcanzar otras’.

Cierto es que no respiramos los mejores oxígenos de nuestra democracia; mas los eventuales inquilinos de este mundo, que nos centrifuga dentro del tambor giratorio de su lavadora, debemos dar sentido higiénico, ético y moral a los sinceros versos del inolvidable poeta Blas de Otero cuando denomina a España ‘ camisa limpia de mi esperanza’. De esta colada necesaria, sin duda, convencido estoy, brotará, parafraseando al genial Antonio Machado, ‘el deseable y esperado milagro de la primavera’, la cual donará frutos sabrosos de dignidad a esa existencia que por dentro y fuera nos viste.

Pero hoy he alicatado hasta el techo mi mejor sonrisa de los domingos, y la he extendido sobre las tablas de esta entrañable tribuna a ritmo de pasodoble.

Marquémonos, pues, sin mayor retraso, aunque el aire no corra entre los cuerpos fundidos, este manojillo de compases, genuínamente interpretados y producidos por mi hermano putativo Paco Ortega, que he compuesto a ‘mi pequeño país’, es decir, al pueblo que amo.

Muchas gracias.

¡Viva San Nicasio! ¡ Viva Leganés!

Santiago Gómez Valverde.

Publicar un comentario