lunes, 13 de junio de 2016

ECHENIQUE HUMANAMENTE EN LEGANÉS.






Foto de:María del Pilar Cantarero Lopez.

Me interesa el ser humano, que no tiene nada de Chavista, ni siquiera de eso que llaman Bolivariano, en la reiterada ofensa.
Es un hombre de hoy que pregona la defensa de una sociedad que en sus capas más deprimidas y recortada en todos los ordenes, está ahíta y en parte desesperada, y eso ya es bastante, si hablamos de empatía, solidaridad y compromiso social. Reposado sin aires mitineros, se muestra humanamente, en parte él es el agua placida del sediento.

Lleva en sus ojos un saber reposado
un hado de ternura inquebrantable.
La ironía de argentino-aragonés,
tiene Echenique la frente del sabio
que se le escapan las razones hacia
el horizonte, quizás su ciencia abierta
nos traslada hacía su eco penetrante
con  esa voz musitada,
de conciencia despierta,
es un hombre herido
que traslada la ilusión a centelladas.
Arrastra su limitación deslimitado,
Es el faro de Podemos.
Es un Finisterre.
El destello hacia una mar gruesa,
Es un hombre insultado que abre la sonrisa
y derrota cuanto baña con sus ojos.
La luz atada que se desborda
con la ciencia cerebral fiel y extensible.
 Es el otro Pablo que vino de Rosario,
que trae la nueva  luz,  en un verbo
de consonancia nueva y ascendente

JOSMAN.


Publicar un comentario