viernes, 20 de enero de 2017

LA DEFUNCIÓN DEL MOVIMIENTO VECINAL.

El alcalde de Leganés, en una cosa es como Rajoy, esconde el ala y deja que pase el temporal, el resto de partidos políticos son veletas movidas por el viento privatizador. y a las 3 de la madrugada se me escapa una copla del magín:


Concejales virginales
de cesiones parcelarias
propios de islas baratarias
en los Plenos son tal cuales.


He observado el movimiento ciudadano en general salvo esa tímida reacción de Leganés-Norte y se halla con respiración asistida e inmóvil, y por ello, me permito una hipérbole.

Soy el decano de la poesía social aficionada por motivos de edad, y creo que debería de firmar socialmente el acta de defunción del movimiento vecinal con el que colaboro los últimos 38 años.
Al Art. 23 de la Constitución se le ha dejado morir en Leganés en su esencia, no para el folclore y actividades legítimas, pero no reivindicativas de la vida social.


El Ayuntamiento ha mostrado una actitud privatizadora, que es dejar lo público en manos privadas, no cuatro años, aunque fuera sólo una hora.


Leganemos, ayer durante el Pleno hizo una insinuación en Twitter de consultar con las entidades y hacer comisiones, y ellos saben que, a toro pasado el capote es innecesario, está el pescado vendido o cedido.
.
Ni siquiera ellos son izquierda empiezan a ser un sucedáneo entre Malta y Achicoria, mitad Ganar Leganés y otra mitad Leganemos y entre unos y otros nos quedamos sin café, es decir, sin parcela sin izquierda.


JOSMAN.
Publicar un comentario