martes, 21 de abril de 2009

EN EL CALOR PERENNE DE NUESTRAS PALABRAS.

 a mi hijo Juan, que publica su primer libro.

 

Juan, a ti que escribes tu primer libro

en esta edad tan temprana,

cuando madura la idea,

cuando todo en ti es amanecer

dorado de intensa primavera.

 

Juan a ti, que publicas tu primer libro,

donde tu sentir corre como un río

que da vida a las vegas

en el estío abrasante de Castilla.

 

Escribir, hijo mío,

es abrir el alma a la luz,

salir de la oscuridad,

ventilar el sentimiento

invadido de gozos

y hasta de  tristezas negras.

 

Tú y yo necesitamos cantar con la palabra,

darle un espacio al suspiro de la sílaba,

vomitar con gozo cada sentimiento.

 

Sentir y compartir lo imaginado,

Tú brotas en tu libro como brota el fruto

en el árbol eternizante.

 

Nosotros  pasamos, Juan,

pero dejamos los versos

navegando sobre los mares,

y los ojos de otras vidas

que necesitan mecerse

en el calor perenne de nuestras palabras.

 

Leganés, 21 de abril de 2009

 

JOSMAN.

 

 

Publicar un comentario