domingo, 26 de abril de 2009

FRANCISCO NOGALES (KIKO) EN LA MEMORIA.

Francisco Nogales (Kiko), se nos fue en este brotar de una nueva primavera, un día de abril republicano.

Se acostumbra a escribir bien de los seres humanos cuando fallecen, a veces por respeto, otras por diplomacia.

Pero de Kiko debemos de escribir con el alma y hacia su alma, su corazón y sus ideas.

Kiko tenía el alma de los que son solidarios con sus semejantes, y tenía un gran corazón, porque esa solidaridad, antes citada, siempre encontraba una frase de ánimo y de comprensión para aquellos que siempre tenemos esas horas bajas.

 

Sabía entender la crítica política, y lo mejor de todo, pararse con el vecino, tenía eso que llamamos empatía, que dicen que es el ponerse en el lugar de los que éramos y somos críticos, y a pesar de su genio, él siempre se inclinaba por el respetuoso diálogo.

 

Sobre sus ideas, siempre fue un idealista  puro, tanto desde su cargo de concejal y Presidente de la Junta de Distrito de la Fortuna, como antes y después lo hacía como militante de a pie, de barricada necesaria, cuando ya, no bastaba con la palabras.

 

Recuerdo, cuando se levantaba a media noche, a desclavar las estacas que indicaban cual sería el trazado de la Autopista R- 5, que partió en dos el emblemático barrio y su parque lineal, y que según informes de la época, acabó ahuyentando parte de la fauna de ese parque que a él y a mi nos era tan familiar., en un tiempo en que las izquierdas estaban unidas y eran izquierdas.(como el histórico encierro, donde los poetas amateur recitábamos a la hora de los churros y el chocolate, de las que Vicente Gordillo dejó un gran reportaje fotográfico de aquella lucha que perdimos con el ministro Salgado (PP).

 

Fueron tantas sus actividades, su servicio real a sus convecinos, que cuesta numerarlos y hasta recordarlos.

 

La pureza de su idea, nos lleva a pensar, que hemos perdido el último baluarte de una izquierda, que hoy, se minimiza preocupante.

En alguna ocasión fue rudo, pero esa rudeza provenía de un corazón noble, que se desbocaba ante el atropello y la injusticia social.

Hemos perdido un amigo, un gran ser humano noble, y un camarada oscuro, una mano de obra insustituible, un hombre a pie de barrio, que le molestaba tantas horas de despacho, porque le alejaban o aislaban de su pueblo.

Siendo Presidente de la Fortuna, y Concejal de Medio Ambiente, tras una crítica mía, se lanzó con el cubo y agua limpia para salvar las carpas y otras especies del Butarque, dándome una lección de coraje, y seguimos siendo amigos, porque él sabía que yo le sentía como a un obrero idealista, y un político como pocos, que sabía alzar con trabajos y sudores el signo de la honestidad.

 

Honestidad, que casualmente rima con eternidad. Porque tu huella Kiko, para cuantos fuimos tus amigos, será por siempre eterna.

 

En donde quiera que esté tu alma y la luz de tus ideales, te envío un abrazo.

 

Leganés, 26 de abril de 2009

 

JOSMAN.

Publicar un comentario