miércoles, 29 de abril de 2009

RETRATO DESTELLANTE DE LEGANÉS

a Jesús Cortés, del Informativo Leganés.

 

Pasaba por el Parque Picasso de Leganés, cuando una pandilla de jóvenes presumiblemente incívicos hablaban de practicar el tiro de huevos sobre la cabeza picassiana, hasta de celebrar las victorias del C.F. Leganés, y de darse su ascenso, con el tiro al blanco sobre el monumento al artista malagueño.

Yo iba reflexionando sobre un destello poético, que no es una poesía, es sólo un pensamiento, un rayo de luz en el magín, que trasladamos al papel con formas poéticas.

 

Al oír el comentario, se me vino a la cabeza solicitar en enrejado del monumento, tan de moda, por raeziano, pero yo soy un vecino contra las rejas, al instante me dí cuenta que, los huevos y las manos cogen por entre los barrotes de las rejas.

Y me bajé a mi casa con la pena de ver la cabeza de Picasso bombardeada o huevada, por la conducta incívica de una juventud que anda un poco descarriada y encuentra un desahogo huevístico con una cabeza de bronce.

 

Pero ésta cabeza forma parte de mi retrato poético destellante, de un Leganés que corre del Severo a La Puerta de Carabanchel, la puerta de nuestro barrio Jesús, de nuestro Carabanchel, que también se halla enfermo como el resto de España, enfermo de paro, de crisis y de parquímetros Gallardonianos.

 

Los jóvenes decían, mi buen Jesús, que lo de celebrar las victorias y los ascensos, ya no se lleva hacerlo en las grandes fuentes como la de Grecia en el Carrascal, que debe ser ante monumentos, y estanquitos donde mojarse los pinrreles. ¡Ay, juventud divino tesoro…! Decía el poeta.

 

Y entonces con mi pena picassiana escribí:

 

Leganés naufraga como España,

huele a naranja seca en podredumbre,

tiene esa imagen de luz en sombra

del parado en una esquina,

tiene una muerte sentenciada

de hoz sin martillo comunista.

 

Tiene una Puerta de Carabanchel,

(mi barrio natal)

con brisa de camposanto carcelario.

 

Y tiene una cabeza picassiana

donde los jóvenes practican

el tiro lejano y apuntante

con bolas de arena y barro,

y sueñan con huevos victoriosos.

 

Tiene un Che Guevara

con ojos de estreñido,

y una mujer tendida

de bronce verdeado

que parece una meretriz

en día de cuaresma y sacro.

Tenemos Jesús todo, pero

flotando en la nada.

Y un alcalde como todos,

con corbata de seda achinada.

 

Leganés, 29 de abril de 2009

 

JOSMAN.

 

 

Publicar un comentario