miércoles, 29 de julio de 2009

AGUA Y SAL, LA SAL Y EL AGUA.

Los guardias civiles tenemos dos Justicias, la civil y la militar, y en muchas ocasiones somos como los sedientos que, cuando tenemos sed, nos añaden sal.

En ocasiones, mis pocos lectores, observan las diferencias que tengo con PSOE y PP, de esos polvos y de esa sal, vienen éstos barros y ésta sed, ya que ellos, son lós únicos con el poder parlamentario de habernos aliviado.

(poemilla de urgencia.)

Vuelan el cuartel de Burgos,

noche negra, luna blanca,

otra vez sufren los niños.

Otra vez la banda Etarra

nos taladra el corazón

y ensombrece el sol del alma.

Los políticos condenan…

las asociaciones claman:

más condena, más justicia.

Que se pudran entre barras,

que cumplan lo condenado

en la cárcel más lejana.

Que llevamos medio siglo

soportándoles las zarpas

que nos ciegan y nos hieren,

que nos mutilan y matan.

Siempre es la Guardia Civil,

quien soporta la guadaña.

Son sus ángeles guardianes

quien se llevan la cornada,

por un salario insuficiente,

por una libertad hurtada,

con dos varas de medir,

dos justicias a la espalda

llevan los guardias civiles,

agua y sal, la sal y el agua…


Madrid, 29 de julio de 2009

JOSMAN.

Publicar un comentario