miércoles, 23 de diciembre de 2009

LA HIPÓCRITA ESPAÑA NAVIDEÑA.

Las instituciones, los comercios, alumbran y alumbran calles y escaparates, para celebrar que hace 2009 años nació un carpintero en Belén, las barbaridades de la Iglesia, y unos estados entre ellos el español, hicieron que la Inquisición realizara una limpieza de sangre y de espíritus, la Iglesia, en ocasiones, apoyó a dictadores, y poco a poco, la fe en el Cristo se apagó, como la vela de un viejo candil, por ello, los pocos cristianos que aún quedamos, debemos celebrar la Navidad, los demás, que celebren la Fiesta de la Familia, o como la quieran denominar, pero celebrar una fiesta con la Natividad de Jesús, es una hipocresía mayúscula, si no se cree.

En la hipócrita España,
navidad de pandereta
si nadie cree en Jesús
¿por qué celebrar su fiesta?


Que se le dé otro nombre,
fiesta de la borrachera,
la fiesta de las viandas,
del licor, de la gran juerga.


Sólo cuarenta beatas
y un cura de hornada nueva,
se creen que nació Jesús,
lo demás, marisco a espuertas,
algún cordero asado,
vino con la sangre vieja,
con origen delimitado
de la Ribera y de Rueda,
frutas bien aliñadas,
un champán que burbujea,
villancicos de la infancia,
las historias de la abuela...


La hipocresía de España,
un musulmán que se acerca,
porque aquí cogemos todos,
¿y que importa quien naciera?.


No llamarlo Navidad,
dejaros de panderetas,
sólo las cuatro beatas
piensan en la buena nueva:
que nació un carpintero
en Belén, y , ¿qué me cuentas... ?


Fiesta de la familia,
pero no de Navidad,
en una España laica
dejaros de carnaval,
ese, para el Vaticano,
para el que crea en verdad.


Leganés, 23 de noviembre de 2009

José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario