jueves, 14 de enero de 2010

EL ALBERGUE SOÑADO...

Nadie es culpable, pero todos debemos de reflexionar.
los poderes públicos deben velar por los desarropados.
muchos de ellos, con problemas de personalidad,
debe actuar (como prevención) en estos casos salud mental.


AHORA QUE HA PASADO LA NEVADA, LOS LADRIDOS VECINALES, Y EL AÚLLIDO DEL LOBO, sólo podemos meditar sobre un albegue que pedimos y no nos dieron por no llenar Leganés de pobres.

Este frio invernal ha costado la vida a dos pobres en una chabola, las chabolas han existido siempre, las recuerdo en mi Carabanchel natal, cerca de la cárcel y el cementerio parroquial.

Pero la sociedad española ha cambiado tanto en los últimos 50 años, la misma sociedad, nos ha convertido en más solidarios, los partidos de izquierdas en más sociales, somos más sensibles a la hambruna ajena, al frío de los demás, en el aeropuerto de Barajas en especial en la T-4, viven indigentes al calor de las propias terminales, pero leganés nos ha dejado un recuerdo de "chapa y pintura" como dice mejor que nadie Neptuno, y nos ha dejado el dolor de la muerte , de la carne quemada, y siente uno ese vacío, de ese ¿que pudimos hacer mejor? en fin el tiempo barra las heridas, pero no las cicatrices, esas las llevamos de por vida, salvo los ricos, que se hacen la cirujía estética.


Ya no ladra el vecino,

ni aúlla el alcalde,

la nieve se fue

con los militares,

con las toneladas

de sales menguantes.




Tuvimos dos muertes


el fuego abrasante.


chabolas bermejas


en noche brillante,


y el hedor humano...


pavesas de carne,


que noche agridulce


sumando los males.




El albergue soñado,


ya no es el de antes,


la mácula hiriente


hoy es constante.




Dos muertos y...¡Dios!


cuánto reinante,


con sueldos de reyes


por ser concejales.




¡Albergue soñado,


ya despertaste!




José Manuel García García (JOSMAN)


Publicar un comentario