jueves, 21 de enero de 2010

EL INVIERNO AL SERENO...

Calle Mayorazgo de Leganés.

Después de leer en prensa que, van a existir presumiblemente inversiones en un albergue canino, y no se va a construir por el momento un albergue para seres humanos, recuerdo la noche invernal de Madrid, de este Madrid que tiene " 3 meses de invierno y 9 meses de infierno" decía mis mayores.

Quienes me conocen saben que suelo hablar mucho de la noche, aunque sólo sea por mis años de servicio, en pocos sitios he pasado más frío que, en el exterior del palacete de la Moncloa, en aquellos años del presidente Suárez, otras de mis noches frías eran cuando ayudaba a mi padre, como buen asturiano fue Sereno de Comercio y Vecindad, cuando se pasan miles de noches invernales en Madrid, entiende uno lo que viene a continuación:


Albergue para animales,
¿para el pobre? Comedor de Paquita...
¿Y la noche? al raso es
un puñal cristalino
de escarcha almidonada
que ciega golpea las sienes.



Noche a noche, penetra
el hielo en los huesos.
nos arranca la tibieza de la sangre,
los ojos lagrimean
y la nariz moquea agua de sal.


Las extremidades se vueven
troncos de roble temblorosos...


Y cuando llega el alba,
un Dios vertical desciende
como una llama de candíl,
que llamamos sol de invierno,
pálido como la luna
como el sol gallego en su aurora triste.


Leganés, 21 de enero de 2010


José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario