viernes, 9 de abril de 2010

EN LAS LUCES DEL QUEBRANTO

DE MI LIBRO "RUMIANDO EL AYER"


Ni melancolía, ni tristeza,
con un corazón de sombras
paseo bajo la luz del mundo.


Trigales amapoleando,
mariposas, alamedas,
el río turbio, envenenado.


Y otra vez los gorriones
bebiendo –como decía Machado-
caprichosos en los charcos.


Bajo la luz del mundo,
de un Mayo que adelanta
ese vagar por el campo.
Con las luces y las sombras,


más viejo y más cansado
busco en la lluvia de ayer, alivio.
Bajo las luces proyectadas


entre dos nubes viajeras,
lluvia y sol, en mi camino.
Y ya no se si voy o vengo,


o si estoy en cumbre o llano,
en estos impulsos sin compás.
Ya sólo sé Rafael,


que tras la risa soy llanto,
igual que tú, padre mío.
Tú también gemías escondido


entre luces y nublados.
Yo también lloro mis sombras,
como si todo el peso del planeta


cargara mis sentires de bondades y naufragios.
Yo también lloro en las sombras,
en las luces del quebranto,


ni melancolía, ni tristeza,
es el camino trazado,
en el destino del ser.


Leganés, 9 de abril de 2010

JOSMAN
Publicar un comentario