viernes, 23 de abril de 2010

EN LEGANÉS, SÓLO COLMENAS HUMANAS.

Se ha repetido varias veces por los expertos que, en Madrid, y por ende en Leganés, cada vez hay menos cantidad de gorriones, si se ven estas dos ciudades a vista de pájaro sólo se contemplan colmenas humanas, demasiado cemento, ladrillos y asfalto, menos verde y sin verde escasea la vida.

Vuelos de las mariposas

sobre los verdes trigales,

ya no queda en Leganés

ni un puñado de sembrados

que mezan a la amapola

dando colorido al campo.

Leganés ya solo es

colmenas, pardos tejados,

paseante gente ingente,

seres como hormiguitas

que desde el espacio vistas,

llevan bolsas y más bolsas

o mochilas que transportan

hacia el lugar de trabajo.

Pero las espigas ciegas

que aún brotan a llenas manos,

invitan a los gorriones

que crecen picoteando.

Leganés, 23 de abril de 2010

José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario