viernes, 30 de abril de 2010

LA DIMINUTA VIDA VIVA.

Josman, en una tarde de primavera, en un descanso butarqueño

Salía de la imprenta en el Barrio de Centro de recoger mi nuevo libro y, me encontre con el alcalde de Leganés, hacia tiempo que no nos saludabamos, y le leí dos versos de una cuartilla que acababa de escribir, eran unos versos butarqueños, de esos que escribo cuando butarqueo por las orillas frescas de un Butarque que siempre me invita a soñar.


Remanso de quietud,

naturaleza viva, plena,

cuántas veces con la palabra,

Butarque mío, te canto,



Cuelga el llanto de los sauces,

lagrimeo verde, nutrido,

que besa la primavera

sobre ese fluído eterno

del arroyo, que avanzando

busca la caída breve,

y en los meandro bailantes,

insectos que butarquean

hacia la flor encendida.



Y me encuentran en su vuelo,

y los encuentro voladores,

hacia el libar o el posar

en el néctar casi oculto

de la diminuta vida viva.


Leganés, 30 de abril de 2010



José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario