jueves, 6 de enero de 2011

AFÁN RECAUDATORIO.

Sancionar: nuevas soluciones.


La mañana de ayer día 5 de enero, la Avenida del rey Juan Carlos I en la zona de los impares, había una cinta policial para evitar el aparcamiento de vehículos para el paso de la Cabalgata de Reyes a las 18:30 horas.

Siendo las 10:00, un conocido hostelero de la localidad, paró un momento para descargar un pequeño abastecimiento, necesario para el servicio a su clientela, tras darle las explicaciones oportunas al agente municipal, éste sacó el boletín de denuncias y procedió a sancionarle con DOSCIENTOS EUROS sin mayor explicación ni comprensión.

Yo que acostumbro a leganear -que es pasear por Leganés- a esas horas, observé la escena, y en mi opinión, creo que existe un afán recaudador por parte de la Delegación de Seguridad Ciudadana. Debe de ser que, como nuestro alcalde tiene asignada la cantidad de 400 euros diarios en gastos de representación, pues, un euro de aquí, y doscientos de la denuncia, las arcas municipales van sobradas en este concepto.

Y es que Sr. Montoya, y Sra. Oliva., nuestros policías municipales a pesar de su buena preparación en las academias al efecto, no aprendieron algo que, muchos aprendimos en la Universidad de Seguridad de Úbeda, existe un artículo que aprendí en época dictatorial que decía: "Sus primeras armas deberán ser la persuasión y la fuerza moral..."

Una la de las principales directrices de las asociaciones profesionales a sus afiliados o socios, es decir que, en democracia hay que reeducar al conductor, mas que servir de instrumento recaudatorio, pero tanto la administración central como las autonómica y locales, ven un dinero fácil en la sanción. Sí, existen los recursos, pero siempre a quien se recurre es juez y parte, y ese es el gran fallo de nuestras leyes , decretos y ordenanzas en materia de tráfico.

En fin que, a este pobre hostelero, que también los hay pobres, y que andan muy justitos, le dejó un regalito de reyes nuestro municipio.

Creo que hubiera bastado con una amonestación verbal, habérsele permitido descargar sin agobios, y un ¡por favor, que no vuelva a ocurrir!

FALTABAN NUEVE HORAS, PARA EL PASO DE LA CABALGATA.

A Leganés , como dice nuestro mejor poeta, Santiago Gómez Valverde, "nos le han cambiado tanto que, ya no se conoce a sí mismo", nos le han cambiado para enmascararlo y ha perdido su aire comprensivo y solidario.

"LA PERSUASIÓN Y LA FUERZA MORAL" SR. ALCALDE.

Una norma de comportamiento en el servicio que se acuñó hace 164 años. Que ha pasado por repúblicas, monarquías y dictaduras.

Reeducar es el mejor servicio que se puede hacer a la ciudadanía. Pero si el PRESUNTO afán recaudatorio es imperioso, de que sirve la razón frente a la obsesión.

Leganés, 6 de enero de 2011


José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario