lunes, 31 de enero de 2011

LA NUBE DE LA MEMORIA.

¡Ay, las nube de la memoria!

Foto::http://www.bing.com/images/search?

Hoy, esta tarde, en el paseo cotidiano que yo llamo leganear, que es andar por Leganés, me he encontrado a un amigo, al preguntarle donde iba, me ha dicho que a un curso para ejercitar la memoria, sin estar grave, me ha explicado que se le olvida alguna cosilla, y que le cuesta recordar pequeñas circunstancias, me ha preocupado, no que es (Alzheimer) eso que debe ser una nube cerebral, que tanto investigan los científicos, eso que nos deja el disco duro vacío como si fuese un virus dañino y el que no se puede vencer, el cerebro humano que yo sepa no se puede formatear, y si así fuese, seríamos seres sin pasado, sin memoria el hombre es un vegetal o peor aún un mineral.

No es grave lo del amigo, pero me ha hecho pensar, me ha entristecido, como me hizo llorar hace años una mujer que llevaba casada más de 50 años, y decía refiriéndose a su marido, " hijo, quien es este hombre que viene a comer todos los días y hoy me ha regalado unas zapatillas" habían cumplido las bodas de oro y no conocía al compañero del alma, la nube cerebral como digo yo de forma vulgar, le impedía ver el pasado, y el presente al minuto se llenaba de niebla.

Hay días que no debía de leganear, porque ya no se si es de frío o de llanto esa lagrima que resbala hasta mi barba cana.


Cuando los años nos rompen
esa miel de los recuerdos,
y sólo son una nube
que cubre todo el cerebro...
La melodía de otoño
esa de los libros lentos,
se vuelve engañosa toda,
nos hace niños de nuevo
y olvidamos que es contar
como ellos, con los dedos.

¡Oh nube de la memoria,
ya no veo en mis adentros!


Leganés, 31 de enero de 2011


JOSé MANuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario