domingo, 20 de febrero de 2011

LA MADUREZ DE UNA NACIÓN.

Obviamente estoy a favor de la Ley de la Memoria Histórica, que todos los cadáveres sean devueltos a sus familiares, pero, también oigo demasiado a menudo las palabras Facha y Rojo, y pienso que, hasta que no muera toda mi generación, que somos hijos y nietos de los desaparecidos en el bando perdedor, España no estañará de sus entrañas la huella de su Guerra Civil.

Si no maduramos como Alemania, la viejas telas de araña nos seguirán atrapando otros setenta y dos años.

Podemos y debemos llamar a la derecha tradicional, conservadores, a la izquierda, progresistas, pero el lenguaje de guerra y de posguerra, es algo que no se le ocurría a nadie en esa Alemania que hoy encabeza los destinos de Europa, y sin embargo en España, se sigue empleando hasta el enfrentamiento violento.

Los hijos no son culpables de los errores de sus padres, y los padres no lo son de los de sus hijos, habiendo éstos superado la mayoría de edad.

Pero España no aprenderá a convivir, porque los españoles no aprendemos a vivir.



Leganés, 20 de febrero de 2011

JOSé MANuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario