lunes, 7 de febrero de 2011

LOS BUITRES, PARA MAYO.


Mientras los buitres siguen planeando el espacio de Leganés, en otro orden de cosas, la ciudad se vuelve vomitiva, la nueva biblioteca se para de construir, los vestuarios de un polideportivo se derrumban causando dos jóvenes heridos, la administración de la ciudad cae en sospecha, si se deduce lo que aparece en la prensa.


Sin caer en el pesimismo de Joaquín Costa, a final del siglo XIX, analizar la vida de la ciudad, tiene como resultado una meditación sobre la salud o higiene mental, de los que pensamos en ella.

Me lo decía una amiga, "tener mucha información política perjudica la salud mental del que la tiene"es tiempo de reposar y reflexionar.

La ciudad espumea como las olas de un mar de dudas y la sombra que se proyecta sobre ella misma, sea de quien sea la culpa, resulta en ocasiones vomitiva.

Es fácil lavar un estomago, lo peor de todo, es despejar el cerebro de tanto despropósito que nos rodea.

El voto en Mayo se va a poner muy caro para la izquierda, -la derecha parece inmaculada, al no haber gobernado durantre 32 años, salvo 23 días-, si es que la abstención no es la opción triunfadora.

En mayo puede caer el cinturón rojo de Madrid, simplemente porque dejó de ser rojo, y los dirigentes son los únicos responsables que se volvieron de alguna forma neoliberales.

Quizás no leyeron a Cervantes, que en la voz del protagonista de Sansón Carrasco, decía " Sancho: Que los oficios mudan las costumbres, y pudiera ser que viéndoos gobernador no conozcáis ni al pueblo que os voto"

El Leganés socialista se hunde ideológicamente, y las naves se hunden no por la tempestad, sino por algunos elementos.

Leganés, 7 de febrero de 2011


JOSé MANuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario