sábado, 20 de agosto de 2011

UN SOCIALISMO DE SALDO.

Yo conviví unos años en el Palacio de la Moncloa, por motivos que no vienen al caso, viví aquél tiempo del nacer de la democracia, de la esperanza, de los sueños, después, llegó Felipe González y pensamos que él nos llevaría al Estado del Bienestar, después...

Yo empecé a escuchar unas campanas imaginarias, y hoy las escucho dentro de mi alma, y las traslado a ésta página para seguir reflexionando sobre su llanto, sobre sus rezos, unas campanas que escucho y no me escuchan, mientras, el hambre comienza a hacer mella en los obreros parados.



Campanas de la Moncloa,
¿estáis llorando o tocando?
porque ha empezado el hambre
en mucho obrero parado.
Campanas de la Moncloa
no escucháis y os escuchamos...
Campanas de la Moncloa,
yo creo que estáis rezando...
De aquél Adolfo Suárez
-dulce esperanza, soñando...-
a esta democracia enferma
de un socialismo de saldo.


Leganés, 20 de agosto de 2011


JOSé MANuel garcía García (JOSMAN)
Publicar un comentario