jueves, 10 de noviembre de 2011

EL GENERAL ARANDA Y LA GUERRA CIVIL...





A PP, PSOE, ULEG e IU de Leganés.




Leganés conserva la calle del General Aranda, sublevado en Oviedo contra el legítimo gobierno de la II República Española, no se entiende que existan placas en las fachadas de generales franquistas tras treinta y cuatro años de la primeras elecciones democráticas.

Al igual que la del General Muslera, y la plaza del Capitán Cortés, puede o no puede costar mucho o poco económicamente retirarlas, pero aún el tiempos de crisis, hay que devolver a la ciudadanía esa losa que suponen ver unos personajes victoriosos levantados en armas contra la verdad, la razón y la legitimidad.

Leganés como el resto de Europa tiene problemas graves, que deben de ser atendidos en la medida de su poder económico, pero esas heridas dejaron cicatrices y 40 años de dictadura, sin libertad de expresión y con unos derechos tan limitados que era mejor que no hubieran existidos.

Tiempos, en los que nuestros pensadores y creativos, nuestros científicos, nuestros profesores se vieron forzados a un exilio, los que permanecieron como el cantante "Angelillo" fueron maltatados y torturados por un régimen que no entendía la homosexualidad.

Las minas Asturianas se llenaron de sangre y fuego, y no volvimos a saber de ellas hasta que, Victor Manuel recordaba que había abuelos picadores, enfermos y con una vida limitada, que a la vez estaba mermada de libertades, de cultura, con sindicalismo vertical y sin derecho a reunión, si no era supervisada por la fuerza pública.

He dicho cientos de veces que, las heridas en 72 años o te matan o se curan, pero las cicatrices del alma y del cuerpo perduran, unas asoman en la piel ,y otras, golpean en las noches de insomnio.

Leganés, necesita trabajo, una mejor economía y recursos para completar el proyecto de ser una gran ciudad, pero... si dejamos las goteras de ayer en los tejados y las fachadas, tendremos sin aprobar la asignatoria de la historia y quien no recuerda su pasado, ni le limpia de abrojos y espinos, buscará su futuro con la huella imborrable de los barros, la metralla y la sangre.

Mañana, incluiré una págima de la historia, de la web arriba citada.





Leganés, 10 de noviembre de 2011






JOSé MANuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario