jueves, 24 de noviembre de 2011

LAS BABAS DE LA LUZ QUE AGONIZA.

Por el arroyo, tu sombra y la mía


se alejan y se quedan...


Y cuando se esconde el sol


ya no están las sombras;








ni tú ni yo, bajamos a la vega,


vencidos como las hojas


del chopo en el otoño.











Hoy somos en parte abono


para un futuro de comedia


en mi imaginación rústica.








Ya no somos aquellas sombras,


ni siquiera las huellas


sobre la hierba trillada,


donde se recrea la oveja


descarriada del rebaño.











El arroyo persiste siglo a siglo,


y a nosotros nos vence el tiempo,


como a las sombras del sol


que, sobre el alto risco


deja las babas de la luz


que agoniza.








Leganés, 25 de noviembre de 2011








JOSé MANuel García García (JOSMAN)


Publicar un comentario